Noticias de Salud

Control de ratones

En estos lugares resulta muy frecuente la presencia de vectores (control de plagas Madrid) ya que, a menudo, penetran a través de los embalajes de los productos alimenticios, encontrando un hábitat propicio para su expansión en estas instalaciones, al ser lugares idóneos para su estancia y reproducción. Los rodenticidas que son sustancias químicas cuyo fin son destruir en poco tiempo un foco no numeroso de ratas o ratones, son el método más utilizado para el control de ratones.

Vamos a exponer a continuación, las normas generales para el tratamiento de ratones en cocinas y almacenes:

 

I.        No deben utilizarse venenos agudos ya que, en caso de contaminación accidental de algún alimento, podrían generarse problemas graves de salud en las personas.

II.        Los cebos se situarán en lugares que garanticen que en caso de derrame no contaminen los alimentos; ello significa que se colocarán lo más próximos al suelo.

III.        Adicionalmente hay que mantener preventivamente trampas (mecánicas, pegamento) que sirvan de control, en lugares estratégicos del establecimiento.

IV.        Las medidas preventivas (pasivas) de tipo de barreras al acceso de roedores en estas instalaciones deben jugar un papel predominante: es recomendable la colocación de mallas y rejillas en los huecos de ventilación y  ventanas, así como burletes en las puertas, taponando todos los agujeros y grietas del recinto.

V.        El desembalaje de los alimentos para su posterior preparación no se hará en la cocina, sino en un recinto anexo.

VI.        Los cebos envenenados se colocarán siempre en lugares no accesibles para las personas; si se tratara con bloques parafinados habría que depositarlos en una zona, pero si se trata de cebos envenenados, podrán emplazarse en varios pequeños montoncitos diseminados.

VII.        Cuando haya que colocar cebos envenenados al aire libre si forma parte del recinto, o zonas accesibles a los usuarios, es imprescindible usar comederos de seguridad o portacebos especiales para estos roedores.

 

Paula Sanz, veterinaria en Novainsectos (control de plagas Madrid)

¿Qué es la Cirugía Maxilofacial?

La Cirugía Maxilofacial es la específico quirúrgica que incluye el diagnóstico, y los aproximacións quirúrgicos de una amplia escala de enfermedades, lesiones, defectos y aspectos estéticos de la boca, los dientes, mandíbulas, faceta, abanderado y cuello. Se prostitución de una específico quirúrgica reconocida internacionalmente.

Los cirujanos bucales y maxilofaciales (OMS) están capacitados para diagnosticar, prostituciónr y actuar un acompañamiento de aquellos pacientes con patologías en los dientes, escozor facial, y mandíbulas mal alineadas. Asimismo, están especializados en el aproximación de lesiones en la faceta tras accidentes o lesiones, implantología bucal avanzadilla y en casos complejos, pacientes con tumores, quistes y anomalías craneofaciales del desarrollo, de esta manera como aproximacións estéticos (Cirugía Plástica y gusto facial) y funcionales.

Cirugía Maxilofacial en el aproximación de enfermedades de abanderado y cuello

El ámbito de esta específico es muy extensa y se refiere al diagnosis y aproximación de enfermedades que afectan a la acceso bucal (boca) y maxilofacial (cara y cuello), incluyendo los siguientes:

  • La intervención quirúrgica previa (aumento óseo).
  • La cirugía bucal y dentoalveolar (extracción de dientes incluidos, quistes, etc.)
  • Cirugía de implantes dentales y el injerto de hueso
  • La cirugía ortognática (deformidades dentofaciales)
  • La cirugía facial tras traumatismos (fracturas de esqueleto faciales y lesiones de tejidos blandos relacionados).
  • La cirugía reconstructiva de la faceta.
  • El belfo leporino y el paladar.
  • Deformidades congénitas craneofaciales.
  • La cirugía plástica facial (rinoplastia, ritidectomía, blefaroplastia, implantes faciales, etc.).
  • Trastorno de la acoplamiento temporomandibular (DTM).
  • Los ronquidos y la apnea del sueño.
  • Cánceres de abanderado y cuello

Los cirujanos bucales y maxilofaciales en muchos casos trabajan adosado con otros especialistas, incluyendo dentistas, ortodoncistas, protésicos, radiólogos, patólogos, oncólogos, cirujanos otorrinolaringólogos, neurocirujanos, cirujanos plásticos y otros profesionales de la medicina.

Más asesoría en el liceo Odontológico Maxilofacial de Madrid:

IOMM Madrid (Aravaca)
Avenida del Talgo, 206 1ºB – 28023 – Madrid
Tel.: 913 573 699

IOMM Madrid (Collado Villalba)
Clínica Los Belgas. C/ Pereda, 1 – 28400 cabezo Villalba Tel.: 913 573 699

IOMM Madrid (Castellana)
Paseo de la Castellana, 54 – 28046 Madrid
Tel.: 917 454 545

IOMM Madrid (Alcalá de Henares)
idcsalud ambulatorio Alcalá de Henares. acceso Complutense, 117 – 28805 Alcalá de Henares Tel.: 918 775 780

IOMM Guadalajara
Clínica La Antigua. C/ Constitución, 18 – 19003 Guadalajara Tel.: 949 223 600 (Extensión: 2)

IOMM Toledo
Hospital Tres Culturas. colonia Tres Culturas s/n – 45005 Toledo Tel.: 925 266 100

Entendiendo los niveles de hemorroides y sus posibles tratamientos

Las hemorroides son una de las patologías más comunes e incómodas que afectan a la gente. A pesar de ello, la enfermedad hemorroidal sigue siendo un tema tabú y muy a menudo nos referimos a esta de forma genérica como si se tratara de algo que afecta por igual a todos los individuos. Para comenzar a clarificar las cosas, he aquí una breve introducción a los tipos de niveles que existen dentro de esta patología.

Hemorroides externas e internas

Las hemorroides se dividen en dos principales tipos: externas e internas. Como sus nombres lo indican, las primeras se refieren a aquellas venas que se encuentran en la parte exterior del ano mientras que las segundas a las que están por dentro. Una de las características de las hemorroides externas radica en que sangran poco debido a la capa de piel que las cubre. Sin embargo, cuando estas se agudizan pueden provocar problemas serios conocidos como la trombosis hemorroidal, o sea, formación de coágulos dentro de la hemorroide que pueden requerir de operaciones de urgencia.

De otra parte, las hemorroides internas son aquellas que más fastidio y dolor pueden producir debido a que estas no están recubiertas de piel (como las externas) sino de mucosa que es mucho más vulnerable a la salida de las heces fecales lo cual ocasiona el tradicional sangrado que acompaña dicha patología. A continuación los diferentes niveles que presentan las hemorroides internas.

Nivel I

Aunque se trate del nivel menos traumático, las hemorroides de primer grado producen sangrado después de la deposición y están acompañadas de una incómodo sensación de picor. Para combatirlas se inicia con un tratamiento farmacológico que de no funcionar viene reemplazado con opciones como la fotocoagulación.

Nivel II

La gran diferencia con el primer grado radica en que en este nivel las hemorroides internas salen al exterior durante la defecación. A pesar de que ello suceda, las hemorroides regresan a su posición inicial. En este nivel el paciente tiene la incómoda sensación de sentir que su recto está tapado. Se aconseja un tratamiento como la ligadura elástica o el método THD también conocido como desarterialización hemorroidal transanal.

Nivel III

En el tercer grado, las hemorroides no regresan de forma natural a su posición inicial con lo cual es el propio paciente quien debe ponerlas en su sitio con su propia mano. A este nivel, el manchado de la ropa interior y el dolor agudizan el trastorno físico y mental que produce dicha patología. Además del método THD, este tipo de hemorroides se pueden tratar con opciones como la hemorroidopexia con stapler o la hemorroidectomía.

Nivel IV

El estado más agudo de la enfermedad hemorroidal se caracteriza por el hecho de que las hemorroides permanecen por fuera del ano la mayor parte del día produciendo un manchado de sangre abundante en la ropa interior. Además de ello el dolor y ardor son intensos. En esta etapa es absolutamente aconsejable considerar la opción quirúrgica sobre todo la hemorroidopexia con stapler o la hemorroidectomía.

Como puedes ver, las hemorroides presentan diferentes tipologías y por ello el tratamiento varía de acuerdo al nivel que se tenga. Así que es mejor comenzar a conocer bien cada nivel para darle la respuesta que necesita.